Repara los daños de la comida basura con la dieta mediterranea

Toda comida basada en comida basura y grasas saturadas puede dañar las arterias, mientras que un almuerzo o cena preparado con alimentos mediterráneos, ricos en mono y ácidos grasos poliinsaturados, incluso tiene efectos beneficiosos.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal, en colaboración con ÉPIC (Centro de Rehabilitación y Prevención de Enfermedades Cardiovasculares) y el Instituto de Montreal especializado en salud cardiaca, ha puesto lo que teníamos en blanco y negro durante algún tiempo. La investigación fue presentada en el último Congreso Canadiense de Enfermedades Cardiovasculares por el coordinador del estudio, el Dr. Anil Nigam, Director de Investigación del Centro ÉPIC y Profesor Asociado de la Facultad de Medicina de la universidad local.

Nigam descubrió los efectos nocivos de la comida basura y los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea tras comparar las consecuencias directas e inmediatas de los alimentos individuales en los tejidos vasculares, especialmente en el revestimiento interno de los vasos sanguíneos. En resumen, la comida basura bloquea las arterias más rápidamente y por lo tanto las hace menos eficientes, aumentando así el riesgo de enfermedad cardiovascular tanto a corto como a largo plazo.

“Creemos que una dieta mediterránea también puede beneficiar a quienes tienen altos niveles de triglicéridos”, dijo Nigam, “porque ayuda a mantener las arterias limpias y funcionando”. Los resultados reportados y difundidos por el Dr. Nigam provienen de un simple experimento con 28 no fumadores, que una semana comían sólo comida mediterránea y en los siete días siguientes sólo comida basura.

La comida mediterránea se basaba en salmón, almendras y verduras cocinadas con aceite de oliva (el 51% de las calorías totales estaban representadas por ácidos grasos monoinsaturados y grasas poliinsaturadas). En cambio, la comida basura se componía de un sándwich hecho con salchicha, huevo, una rebanada de queso y tres panqueques de patata (en este caso, el 58% de las calorías totales estaban representadas por grasas saturadas y no por omega 3). ¿Moral? Después de comer la comida basura, las arterias de los participantes estaban mucho menos dilatadas de lo normal (24% menos que durante el ayuno), mientras que después de comer comida mediterránea tenían una dilatación regular y un flujo sanguíneo óptimo.

“Estos resultados muestran los efectos de lo que comemos todos los días. El mal funcionamiento de los tejidos vasculares es la antecámara de la aterosclerosis y ahora es el momento de tenerlo en cuenta antes de comer”, concluyen los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *